Carrera en Carhué: Adolfo Alsina midió la huella del evento

Incorporar una perspectiva amigable con el ambiente se volvió urgente. Adolfo Alsina tiene un paso en el futuro. La Vuelta Lago Epecuén ya no es sólo una carrera; es una acción ambiental en movimiento.

La ciudad de Carhué apuesta hacia acciones climáticas concretas. En el camino hacia la sostenibilidad, decidieron medir el impacto ambiental real de uno de los principales eventos del municipio: la Vuelta al Lago Epecuén. Esta carrera no es solo un desafío físico para los atletas; es un modelo innovador para eventos sostenibles a nivel mundial.

Te puede interesar: Sello ALPA comienza a medir la huella de carbono en eventos

Más de 600 personas no sólo corrieron 60km a lo largo del lago, entre las ruinas históricas de Villa Epecuén y paisajes naturales. Cada paso dado, dejó una huella positiva en el planeta.

El trabajo junto a Sello ALPA se centró en prever la mayor cantidad de aspectos posibles. La medición abarcó desde el consumo de energía hasta la gestión de residuos. La tarea de calcular la huella de carbono presentó desafíos significativos, especialmente en la recolección de datos, pero el equipo organizador demostró que la colaboración y la innovación pueden superar cualquier obstáculo.

¿Querés conocer más sobre la medición de Huella en eventos? 3 ejes para entender la Huella de Carbono en Eventos

María Alvarez, parte del equipo municipal y de la organización, compartió su experiencia:

“La recolección de datos supuso el desafío más grande y requirió de comunicación constante con todas las áreas involucradas”

La organización llevó a cabo una iniciativa de reciclaje innovadora, recolectando los dorsales (la identificación de cada persona de papel o tela) de los corredores para un tratamiento especial. Esta acción evita que estos materiales acaben en vertederos, demostrando cómo cada elemento del evento puede ser considerado para reducir su impacto ambiental.

La separación de residuos (incluyendo plásticos, orgánicos, tapitas, nylon y vasos) se llevó a cabo meticulosamente, asegurando que la huella ambiental del evento sea la menor posible, trabajo realizado en conjunto con la Agencia Innovar Sustentabilidad (en el reciclado de los plásticos). Estas prácticas no sólo refuerzan la meta de la carrera de ser carbono neutral, sino que también sirven como un ejemplo educativo y motivador para los asistentes y la comunidad en general.

Durante la carrera, se unieron espectadores y participantes en una acción de compensación ambiental: la plantación de 36 árboles de especies nativas, espinillos y cina cina. Esta iniciativa contrarresta las emisiones de carbono del evento ya que los árboles son una forma efectiva de absorber dióxido de carbono.

“Es emocionante ver cómo todos se unen por un objetivo común. Estas acciones reflejan nuestro compromiso con el planeta y las futuras generaciones” Agregó Alvarez.

Este evento no sólo ha dejado una huella en los corazones de sus participantes y espectadores, sino que también ha establecido un estándar para futuros eventos sostenibles en Argentina y más allá.

La carrera Vuelta Lago Epecuén en Carhué es más que una competición deportiva; es ejemplo sobre cómo el deporte y la sostenibilidad son compatibles. Este evento marca un hito en la lucha contra el cambio climático y demuestra que, con iniciativa y colaboración, se puede construir un futuro más verde.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *